sábado, 22 de enero de 2011

Algunas flores

Hace unos días fui a la playa a dar una vuelta, había llovido durante los últimos días. Por lo tanto la atmósfera estaba limpia, y cuando es así, los colores relucen, son brillantes. En el jardín, habían nacido las primeras camelias, hasta este año sólo habían florecido en primavera, aun quedan muchas por nacer y posiblemente aun tarden un par de meses en hacerlo. En el jardín de Eloisa había nacido una tímida rosa, así que di un paso furtivo para poder fotografiarla. El limonero estaba cuajado, pero aun la mayoría estaba verde.

La buganvilla, esta merece un apartado especial, mi madre sueña con una buganvilla cuajada de flores, pero por alguna razón su buganvilla se empeña en ser minimalista, se empeña en ser tímida y en querer únicamente enseñar algunas hojas y algunas flores. Ahora ha empezado a florecer esperemos que esta vez se cumplan sus sueños.

Para Nino {3/52}

Camelia

Simetría descarada

2 comentarios:

  1. Esa buganvilla, rebelde y ostinada en el minimalismo contradeciendo el deseo de su propietaria, es la buganvilla más bonita que he visto en mucho tiempo. La buganvilla es para mí una flor de verano, que está en mi retina y mi memoria ligada a la playa, a la arena del jardín de Consuelo, al áspero y casi imperceptible quejido de sus hojas secas contra el suelo de ladrillo. Es una planta de sol que no daba sombra, porque se aferraba a las columnas y paredes. Es una planta cálida y festiva que incita a abanicarse y despegarse, con la pinza del índice y el pulgar, la camiseta húmeda del cuerpo. Es una planta de vacaciones, y muy aferrada al tiempo.
    En cambio, esta solitaria y adusta buganvilla se empeña en hacerlo todo como no está ni escrito ni registrado. Es toda ella en sí misma un "haiku" de belleza insumisa. Se aferra al invierno en la frialdad de sus colores y los de su entorno, y cuando la contemplo un vaho sutil se escapa entre mis respiraciones. Esta lejos de todo, suspendida más allá del tiempo y del jardín, sostenida en su orgullo por su propia tencidad y la ayuda de un par de hilos bordados por arañas.
    Esta buganvilla es la flor más hermosa que he visto y que veré. Porque no es una flor, sino su esencia.
    Felicidades a quien ha sabido encontrarla.

    ResponderEliminar